Cerdo Verduras

Patatas revolconas

  • 25 enero, 2012

 

 

Mi familia por parte de madre es originaria de Ávila y recuerdo haber comido este plato un millón de veces en casa de mi abuela, ¡cómo le salían! Como todo a todas las abuelas, ¿no? :) En casa no las hacemos tanto como las hacía ella, pero sí con bastante frecuencia.

 

Lo bueno de las patatas revolconas es que casi se hacen solas, y eso nos gusta a todos :) En casa, además, las hacemos un poco más ‘ligeras’ con respecto a la receta original, friendo los ajos en aceite de oliva en vez de hacerlo en grasa de los torreznos.

 

 

 

INGREDIENTES para 2 personas (o aperitivo para 4)

  • 4 patatas
  • 4 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 1 cucharadita de pimentón

Otros ingredientes

  • Sal
  • Aceite de oliva

 

 

 

PREPARACIÓN

 

1.- ‘Rompemos’ las patatas en trozos relativamente pequeños, para que se cuezan antes. Rompemos, y no cortamos, para que suelten más almidón y ayude a espesar durante la cocción.

Cortamos los ajos en láminas tirando a gruesas.

Pinchar para ver más grande

 

2.- Ponemos el agua donde coceremos las patatas a calentar junto con el laurel, la suficiente como para que las cubra un par de dedos, y las echamos al agua cuando ésta esté a punto de empezar a hervir.

 

3.- Cuando las patatas empiecen a hervir, doramos los ajos con con un poco de aceite de oliva en una sartén y la retiramos del fuego cuando éstos empiecen a dorarse ligeramente. Si dejamos que se hagan más acabarán quemándose porque seguirán en el aceite hasta que éste se enfríe un poco.

Cuando el aceite se haya enfriado un poco, echamos una cucharadita bien colmada de pimentón a la sartén, removemos rápidamente para que no se queme y echamos la mezcla de aceite, ajos y pimentón a las patatas que ya estarán cociendo. Añadimos sal.

¿Pimentón dulce o picante? El que queráis.

Pinchar para ver más grande

Pinchar para ver más grande

Tradicionalmente se fríen un poco los torreznos, lo justo para que suelten un poco de grasa, se retiran y freímos los ajos en esa grasa incorporándola a las patatas.

 

4.- Ponemos los torreznos a freír a fuego lento, para que suelten la mayor grasa posible y a la par queden crujientes. Tardarán en freírse más o menos lo que las patatas en cocer.

No fue nuestro caso esta última vez ya que un amigo nos regaló unos torreznos estupendos de Soria ya medio fritos, el envase decía que sólo tendríamos que dejarlos a fuego fuerte durante 4 minutos. Visto el resultado y lo poco que se tardan en hacer, me da que a partir de ahora será con estos torreznos con los que hagamos este plato siempre.

Pinchar para ver más grande

 

5.- Cuando las patatas empiecen a ablandarse bajamos el fuego a medio-alto y dejamos que terminen de hacerse.

Pinchar para ver más grande

A partir de este punto veréis como empezarán a espesar.

 

6.- Cuando las patatas estén cocidas no debería haber sobrado mucha agua, de lo contrario quitaríamos un poco con un cazo.

Rectificamos el punto de sal si fuese necesario.

Pinchar para ver más grande

Bajamos la potencia a medio-baja y empezamos a machacar las patatas contra las paredes de la cazuela con un tenedor, sin llegar a hacer un puré, que quede algún tropezón. Retiramos del fuego cuando hayamos terminado.

Pinchar para ver más grande

 

7.- Ya deberíamos tener también los torreznos fritos.

En mi casa siempre se han usado los torreznos a modo de cuchara con las patatas, de ahí que los cortemos tan grandes, en otros sitios veréis que los cortan más pequeños. Eso es cosa vuestra, pero a quién no le gusta comer con las manos… :)

Pinchar para ver más grande

 

 

 

 

No Comments Found

¿Quieres dejar un comentario?