Las pastelerías Cala-Millor huelen a Navidad

 

Mi primer regalo de Navidad llega bastante antes de las fechas en forma de visita al obrador de Cala-Millor, todo un privilegio haber podido visitarlo

 

Últimamente mis Navidades tienen sabor balear, el año pasado tuve la oportunidad de visitar el obrador de Formentor y este año el de Cala-Millor.

 

Desayuno en la pastelería Cala-Millor en Madrid

Soy cliente habitual de las pastelerías Cala-Millor, es más, algún día tendrían que poner mi foto como cliente del mes o algo así, no creo que nadie haya comprado más ensaimadas rellenas de crema tostada que yo ^^

Pero a partir de ahora creo que me pasaré a las ensaimadas de sobrasada -no tuerzas el gesto si nunca las has probado, ¡ni te imaginas lo buenas que están!-. Son tan rematadamente despistado que nunca me había molestado en fijarme en qué otras cosas venden y siempre voy a tiro hecho. ¡Ya era inmensamente feliz con mis ensaimadas de crema tostada y ahora estoy que no quepo en mí con las de sobrasada!

Hace unos días, unos cuantos amigos nos juntamos para desayunar en la pastelería que tiene Cala-Millor en Móstoles, es donde tienen el obrador donde confeccionan todo lo que suministran al resto de pastelerías. Que si unos preferimos salado, otros dulce y así cada uno con sus preferencias, claro; pues nada, un poco de todo: distintos panes hechos todos con masa madre y distintos cereales y semillas, ensaimada y roscón de reyes. ¡Todo magnífico!

Pero aquí hemos venido a hablar de mi libro, vamos, a visitar el obrador gracias a la mano de una amiga que les conoce y quería que pasásemos una mañana distinta. Y vaya que si fue distinta, menuda recepción por parte del D. General del grupo con ‘unos pocos’ polvorones y turrones de todas las clases. ¡Así, sí!

polvorones-cala-millor-obrador-tragaldabas-profesionales

 

El obrador de las Pastelerías Cala-Millor

A nada que seas un poco cocinillas -o Tragaldabas- disfrutarías aquí como un niño en un parque de atracciones. Y así lo disfruté yo, sin dejar de dar vueltas de un lado para otro, observando esto y aquello, haciendo fotos, preguntando cualquier cosa que se me pasaba por la cabeza e intentando molestar lo menos posible, claro. Nosotros acabábamos de llegar pero ellos estaban a punto de terminar un largo turno de trabajo por la noche.

Tartas, bollería, sus increíblemente buenas ensaimadas, panetones… Como un niño en un parque de atracciones no, ¡como Charlie en la Fábrica de Chocolate!

 

Navidad en las Pastelerías Cala-Millor

Sin duda éste fue el mejor momento del día, cuando nos cuentan cómo confeccionan todos los dulces típicos navideños así como los roscones -¡ojo con estos roscones!-. En un visto y no visto estábamos elaborando un magnífico turrón de yema tostada, ¡mi favorito!

Os dejo con algunas imágenes del día, espero que os gusten tanto como a mí me gustó tomarlas.

 

Turrón de yema

Turrón de chocolate y Pan de Cádiz

Roscón de Reyes

 

Pastelerías Cala-Millor en Madrid

8 generaciones consecutivas de pasteleros, desde 1753, tienen la culpa de que aquí hagan las cosas como las hacen. Vas a tener que salir del centro para disfrutar de estas joyitas, pero bien merecerá la pena el viaje, seguro que alguna no te pilla mal. Tienen tiendas en Majadahonda, Boadilla del Monte, Las Rozas, Móstoles y Pozuelo de Alarcón.

 

http://pasteleriacalamillor.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *