Cordero / 29.06.2011

 

 

Otro de esos días en los que no me apetece cocinar, ni fregar después de las que lío en la cocina, pero sí quiero comer bien. El horno, una vez más, es la solución a mis problemas y una pierna de cordero la responsable de esta comida maravillosa.

Pescados y mariscos / 01.06.2011

 

Hay 4 cosas que no me pueden faltar en la cocina: mis cuchillos, el 'corta-verduras-en-dados', el wok y el horno. Hasta el punto que cuando me toca cocinar en casa de algún amigo me voy con todos mis utensilios, ¡menos con el horno! :)

Cuántas veces habré dicho por qué un wok me parece 'La Sartén', te permite cocinar sin preocuparte mucho por 'las formas', da igual lo que remuevas la comida y con qué energía que no se saldrá nada. El horno es aún más cómodo, no tienes que hacer nada (o casi nada) salvo esperar a que esté hecha la comida; a lo sumo regar cada cierto tiempo la comida con algún líquido, nada más.

Perdería la cuenta si tuviese que pensar en la cantidad de amigos que tengo que sólo usan el horno para... ¡guardar las sartenes! Claro, dónde si no :) Y lo peor de todo es que lo usan como armario porque no tienen ni idea de darle el uso que le corresponde.