Ternera / 15.03.2012

  El mes pasado pasé un par de semanas en San Diego y me harté a comer comida mejicana, ¡me encanta!, normal estando tan cerca de la frontera con Méjico. Pero lo más curioso es que no comí chimichangas en ninguno de los restaurantes dónde estuve sino en casa de una amiga a la que fui a visitar, y ésta receta, al igual que la anterior de la salsa mejicana, es de ella.