Restaurante italiano ‘Sicilia in Bocca’ @ Madrid - Tragaldabas Profesionales
1017
post-template-default,single,single-post,postid-1017,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-14.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Restaurante italiano ‘Sicilia in Bocca’ @ Madrid

 

Este restaurante lleva abierto unos 4 años a escasos 100m de dónde vivo y nunca me atrajo la idea de comer allí, seguramente condicionado por los recuerdos del bar anterior, nada que ver con el restaurante que nos encontramos hoy.

Hace un año, aproximadamente, conocí a una persona que me lo pintaba como el mejor italiano de Madrid sin duda alguna y poco después conocí a otras personas que también hablaban maravillas de él, coincidencia. No terminaba de convencerme porque 2 personas de muchísima confianza y con las que comparto el 99% de mis gustos me dijeron que les había parecido muy malo, así que me dio por buscar otras críticas en internet y me encontré con 2 puntos de vista diametralmente opuestos, o hablaban maravillas de él o echaban pestes, así que al final me decidí a probar.

Hace unas semanas, uno de los sospechosos habituales y yo fuimos a comer de carta un día entre semana, el menú del día no nos interesaba. Nuestra sorpresa fue que la mitad de los platos que pedíamos no estaban disponibles “porque como no abrimos domingo noche y lunes noche no tenemos todos los productos”. Bueno, vale, puedes entenderlo si todo lo que sirven allí es fresco y no quieren que se les estropee o tener que congelarlo. Acabamos pidiendo 2 entrantes, ninguno de los que inicialmente habíamos pensado, un calzone y un risotto.

De entrantes pedimos burrata y scamorza con speck, en vez de eso nos sugerían una ensalada Caprese (mozzarella y tomate) y provolone con speck alegando que son alternativas parecidas; vamos a dejarlo ahí. Todavía estoy esperando a que nos traigan el speck, porque lo que trajeron en su lugar es cabeza de lomo ahumada y con tan poco detalle de poner 3 lonchitas en vez de 4 siendo 2 comensales; soy de las personas que piensan que esos detalles cuentan.

 

Con los segundos tuvimos más suerte porque comimos lo que elegimos desde el principio, sin cambios por falta de producto. Yo iba pensando en pizza camino de ese restaurante, tenía especial interés por si las hacían bien saber que tenía una opción muy cerca de casa. El calzone me entró por los ojos (en la carta), era frito y nunca lo había comido así y además llevaba trufa, palabra mágica para mí en la cocina :) En concreto estaba relleno de jamón york, boloñesa, mozzarella y trufa; me gustó. La persona que me acompañaba tomó un risotto de setas con trufa que también le gustó.

 

Pero después de esa visita agridulce por no haber podido tomar lo que realmente nos apetecía, decidimos volver otro día que no fuese lunes. Ese día fue ayer, un martes 2 semanas después. ¡En qué hora! La experiencia de ayer sólo puedo calificarla como la peor en un restaurante en muchos años, y no estoy hablando de su comida, que ya llegaré, hablo en general. TE-RRI-BLE. Sólo faltó que al salir nos dijesen “sonreíd ahí, es una cámara oculta”.

Queremos vino, uno de los tragaldabas sugiere un lambrusco pero sólo tienen 2 vinos, Emina crianza por 17 € y otro que ni recuerdo porque costaba 59 € la botella y lo descartamos al instante. El Emina no terminaba de hacernos gracia, y en lo que pensábamos qué hacer nos trajeron una botella de un vino siciliano que fue el que acabamos bebiendo, nos gustó, 14 € la botella.

 

Y aquí empieza lo bueno, antes de que pidiésemos nada, el camarero (y creo que uno de los dueños) nos dice que hay cosas que no tienen en carta y que pasa a decirnos. ¡Eran tantas que no sabíamos si nos estaba diciendo lo que había o lo que no había! Después de aclararlo resulto ser lo que no tenían, alegando lo mismo que nos dijeron el lunes que fuimos. Resumiendo lo que tenían: 4 entrantes (de una lista de unos 15), 2 pizzas (de una lista de unas 15), 2 pastas (de una lista de unas 10) que muy amablemente nos prepararían con cualquiera de las salsas de los platos de pasta que no tenían.

El motivo de por qué sólo tenían 2 pizzas es porque no tenían mozzarella, ¡un italiano con una amplia selección de pizzas y entrantes que lo llevan y sin mozzarella, ni más ni menos! De las pizzas que sí tenían, una no tenía queso de ningún tipo y la otra tenía otro queso, ahora me pregunto por qué no prepararían cualquier pizza con el otro queso, no eran más caras que las otras con mozzarella.

El por qué sólo tenían 2 pastas ni se me ocurre, sólo 1 fresca, la del plato de la casa y espaguetis para todo lo demás. Y que no me cuenten rollos, que por poco que dure la pasta fresca, ya me dirás cómo cerrando sólo las noches del domingo y del lunes no tienen nada. ¿No lo vendes? Reduce la carta a la cuarta parte.

 

Conseguimos ponernos de acuerdo con una una ensalada y una pizza como entrantes, éramos 5, y todos pedimos pasta como plato principal: 2 pidieron la pasta del día, otra pidió espaguetis carbonara y otro y yo pedimos espaguetis con erizos de mar y no sé qué más.

 

Ensalada Capricciosa

La ensalada no destacó por nada, correcta, ni muy grande ni muy pequeña. Poco más puedo decir de ella.

 

Pizza pescatore

La pizza sí destacó, por lo infame que era. Tomate frito de bote, y si no lo era se les da de maravilla imitarlo, y muy salado (que lo diga una persona que lo come todo con bastante sal, tela); 4 gambas congeladas y el doble de mejillones también congelados. Aquí es cuándo se me plantea la duda de por qué no tienen otras cosas congeladas.

 

Mientras esperábamos los platos principales nos trajeron algo de pan, lo que veis más abajo, ni más ni menos. Durante la cena pedimos más y después de que nos dijesen que estaba en el horno nunca vino. ¿¡Tampoco tenían más pan!?

 

Llega la hora en la que empiezan a traer los platos principales y se vuelve a producir una situación kafkiana. Sólo traen los espaguetis carbonara, y después de unos minutos esperando algún movimiento más, la persona que los pidió decide ponerse a comer. Cómo describirlos… mediocres, sí, de nuevo esa es la palabra; y también un punto salados.

Espaguetis carbonara

 

Cuando llevaba medio plato comido llegan las 2 pastas de la casa, agnolotti rellenos de no recuerdo qué, con una salsa de nata y azafrán y media langosta que tenía una pinta sospechosa de ser también congelada. La pasta realmente buena y la salsa muy fuerte de sabor a azafrán, me gustó mucho. La langosta no la probé. De cantidad algo escaso, 4 piezas de pasta nada más. Y me viene de nuevo la pregunta de por qué no tendrán más género congelado…

Agnolotti con langosta

 

Y llevaban medio palto comido, la de los espaguetis ya había terminado, cuando viene el camarero con cara de sorpresa diciéndonos que no tienen erizos de mar y no nos pueden preparar los otros 2 platos. Vaya, cuando 3 personas ya estaban terminando de comer, ¡que detalle por su parte no habérnoslo dicho antes! ¿Alternativas? Espaguetis con lo que queramos y de repente salen de no se sabe dónde unos raviolis rellenos de espinacas y (creo recordar) ricotta. Después de probar la carbonara pasaba de pedir espaguetis, así que me tiré a la piscina con los raviolis, y la otra persona pidió unos espaguetis marinera.

Espaguetis marinera

No los probé, ya ni me apetecía saber cómo estaban, me imaginaba la misma mierda que el resto y el que los pidió dijo, una vez más, que mediocres. Y de cantidad bastante menos que los anteriores que trajeron, ni en eso pueden tener el más mínimo detalle.

 

Los raviolis, aparte de escasos (4 piezas), estaban bañados de una salsa saladísima, tanto que me fue imposible averiguar de qué estaba hecha. Y ese es el recuerdo que tengo de mi plato, como pegarle un lametazo a una piedra de sal. A pesar de eso, y con el hambre que teníamos a esas alturas de película, hubiese mojado hasta pan en la salsa, pero como nunca llegó no mojé ni salsa.

 

Terminamos de cenar, llega la hora del postre.

  • ¿Queréis postre o café?
  • ¿Qué tenéis de postre?

– – segundos de un incómodo silencio después, y cara de circunstancia por parte del camarero – –

  • Panacotta, sólo…
  • Cafés, por favor… (por no tener no tenían ni descafeinado de sobre, lo mismo también se les pone malo del sábado al lunes, como no abren esos días por la noche…)

 

 

La broma nos salió a 27 € por persona, juzgad vosotros mismos. Me van a ver allí otra vez, pero será pasando cada día con el coche cada vez que salga de casa, nada más.

 

 

RESTAURANTE SICILIA IN BOCCA
Pº de Yeserías 7 – Madrid

 

 

6 Comments
  • Mamá 2.0
    Posted at 20:19h, 04 enero Responder

    Yo voy hoy a cenar y me está entrando miedito… Ya os contaré…

    • Tragaldabas Profesionales
      Posted at 22:21h, 04 enero Responder

      ¡Lo siento! JAJA

      Ayer pasaba por la puerta y no podía creer que tuviesen montada la terraza, ¡con este frío!, y sin estufas, claro. Que pena de sitio…

  • Antonio
    Posted at 17:35h, 14 enero Responder

    Secundo el post, si se alinean los planetas puedes comer cosas ricas pero esa gente no tiene la seriedad suficiente para llevar un restaurante. Yo tampoco volveré.

    • Tragaldabas Profesional
      Posted at 04:41h, 18 enero Responder

      Mi paciencia es menor a lo que los planetas tardarán en alinearse de nuevo, ¡aunque eso pasase mañana! XD

  • pippo
    Posted at 17:03h, 28 octubre Responder

    “rellenos de espinacas y (creo recordar) panacotta” la pannacotta es un postre, lo que va con los ravioli es ricotta, que es un queso

    • Tragaldabas Profesionales
      Posted at 23:56h, 28 octubre Responder

      ¿¡Cómo no he leído este comentario antes!? Disculpa, tienes toda la razón del mundo y ya lo he editado. Me debió traicionar el subconsciente por no haber tomado postre ;)

      ¡Gracias!

¿Quieres dejar un comentario?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.