Restaurante Gigi en Madrid

 

De eso que vas andando con unos amigos por la calle, ves el interior de un restaurante que te llama la atención, echas un vistazo a su carta y tampoco te deja indiferente

 

zumo-tomate-@-gigi

Eso y que había visto algunas fotos que me llamaron la atención en las redes, seamos francos. Por qué no acabar con la curiosidad estando ya en la puerta de Gigi, ¿no?

La decoración del restaurante te gustará más o menos pero invita a entrar,  a echar un vistazo a cada rincón y tomar algo mientras hojeas la carta.

 

Restaurante Gigi

Se nota que todo está cuidado al detalle, que nada es casual -hasta el cuarto de baño merece una visita aunque no necesites ir-. En Gigi se mezclan la madera y el mármol, el mimbre con los tapizados, luces y espejos por todas partes y tantos otros elementos distintos que, pudiendo resultar chocante, transmiten calidez.

 

Carta del restaurante Gigi

croquetas-de-jamon-iberico-@-gigiRecuerdo tomar un café en Gigi a los 2 ó 3 días de abrir sus puertas, aún olía a pintura, y pedí su carta para bichear. Era algo completamente distinto que tampoco me dejó indiferente, no, porque no entendía nada de lo que estaba leyendo. Tal era el despliegue de imaginación que habían puesto en el nombre de cada plato que me dio miedo probar nada de lo que aquí hacían y no volví nunca más.

Unos pocos meses después empiezo a ver que gente que conozco, y con la que tengo gustos gastronómicos similares, empiezan a compartir sus experiencias en Gigi y no se parece en nada a lo que había visto en mi primera visita. Y aquí es cuando ya sí me entran ganas de ir y probar lo que hacen. Un jefe de cocina distinto, ideas nuevas y más preocupado por hacer comida sabrosa que por poner nombres extravagantes a los platos tienen la culpa de que este sitio parezca otro a lo que encontré en mi primera visita.

tortilla-vaga-salsa-brava-1-@-gigi
Tortilla vaga con salsa brava

Ahora la carta es breve, unos pocos entrantes, otros pocos principales y lo mismo con los postres. Es fácil elegir A + B + C y marchar con una buena idea de lo que hacen en Gigi. Si encima vas acompañado y con idea de probar cuantas más cosas mejor dejarás pocas cosas para tu próxima visita, ¡porque querrás volver!

crudo-soasado-lubina-2-@-gigi
Crudo soasado de lubina

En Gigi hacen platos de aquí y de allí, igual encuentras unas croquetas de jamón finas finas o un curry de pescado increíblemente bueno y casi todos tienen una vuelta de tuerca a lo que estamos acostumbrados a ver.

 

Gigi para todo

tarta-de-queso-2-@-gigi

A Gigi puedes venir a lo que te apetezca. Dan desayunos -¡ojo al aceite Egoleum que te ponen con las tostadas-, a comer, merendar, cenar, tomar unas copas… ¿me dejo algo?

Si aceptas un consejo, no te vayas sin probar su tarta de queso a la hora que sea, de las mejores que se pueden comer en Madrid.

 

Restaurante Gigi

Luchana 13 – Madrid
Tel.: 911 373 104
Web

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *