Hacienda Airabella @ Seoane de Abaixo, Orense - Tragaldabas Profesionales
684
post-template-default,single,single-post,postid-684,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-14.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Hacienda Airabella @ Seoane de Abaixo, Orense

Vista de Viana do Bolo desde uno de los miradores de la zona

 

 

Después de un fin de semana tranquilo, sin haber hecho gran cosa salvo haber ido al teatro el sábado por la noche, me viene a la cabeza el Hotel Rural Hacienda Airabella, un sitio que todo el mundo debería de conocer antes de morir :)

Hace ya 2 años que un amigo me presentó a la dueña del hotel y, desde entonces, no he dejado de ir varias veces al año. Cada vez que he ido sólo he pensado en una cosa, descansar, seguramente condicionado por mi actual ritmo de vida en el que no tengo mucho tiempo para hacerlo.

Creo que la primera visita que hice también sentó las bases de lo que querría cada vez que visitase la Hacienda Airabella. Fuimos 4 amigos un fin de semana maravilloso de primavera, sin saber dónde íbamos, ni qué podríamos visitar por la zona, ni qué actividades podríamos hacer, ni… ni… ni… Pues salvando alguna visita que hicimos a algún pueblo cercano, acabamos los 4 sin movernos de la piscina más que para ir al bar y de vuelta a la piscina.

 

Piscina

 

Después de esa primera visita he cerrado el hotel en 2 ó 3 ocasiones reservándolo entero, otras tantas veces sólo con la gente que me acompañaba y ni un huesped más y otras con otros huéspedes. La sensación con la que he vuelto cada domingo a casa, haya estado sólo con amigos o con gente que no conocía, ha sido la misma: pilas cargadas a tope gracias al fin de semana que he pasado y del buen rollo que se respira en ese sitio gracias a cómo lo llevan los dueños.

Además, ¿quieres recomendaciones para hacer rutas? Ellos se encargarán. ¿Quieres organizar una celebración especial allí? Ellos son las personas. ¿Quieres plan para pasar un día de acá para allá? Ellos te recomendarán distintas opciones. Sin palabras.

 

Pozo de la Hacienda

 

Pero antes de seguir, ¿qué hace especial a este sitio o por qué a mí me parece tan especial? Está a una distancia de Madrid que me resulta cómoda para hacer un viaje de fin de semana, 400 Km, habrá a quién le parezca una barbaridad de Km, a mí no; el hotel está en una aldea en el campo en medio de la nada, soy más de montaña que de mar o ciudad, y el entorno en el que está es precioso; si quieres dormir tranquilo ten por seguro que lo harás, si quieres fiesta también la tienes en el hotel o en cualquiera de los bares del pueblo; el hotel es encantador, quitaos de la cabeza la imagen del ‘típico hotel rural’, todo el hotel es de auténtico lujo; y se come de maravilla, en el hotel o en los alrededores.

Me gusta cenar en el hotel para no tener que coger el coche por esas carreteras a esas horas y poder beber un vino de la zona si me apetece, con más motivo aún si luego me tomo alguna copa o alguno de los muchos cócteles que hacen en la Hacienda. Además, si me la quiero tomar en la piscina con una shisha tumbado en una tumbona sólo con la luz de la piscina me la tomo allí. ¿Voy a estar mejor en cualquier cutre-garito de pueblo dónde vete tú a saber qué alcohol me van a dar?

 

Hacienda y piscina

 

Del hotel sólo diré que tiene 10 habitaciones, 2 de las cuales son suites con un jacuzzi para 2 personas en la habitación, un apartamento con otras 2 habitaciones (y un pedazo de salón de unos 35 ó 40 m2) y un pequeño SPA independiente a disposición de cualquier huésped del hotel.

 

SPA

 

Suite Tíbet

 

Como decía más arriba, también cuenta con piscina y está en una finca de no sé qué porrón de hectáreas, ahora no recuerdo cuántas exactamente, pero os aseguro que os sobrarán si os queréis perder entre sus castaños.

 

Hero, su caballo, una mañana de niebla. Pincha para ver más grande.

 

Las veces que he ido con ganas de moverme algo, por el entorno en el que está, tampoco ha defraudado. Si quieres andar te vas a hartar, y si te gusta conducir también disfrutarás de carreteras serpenteantes; y en mi caso y en el de algunos amigos, además hemos disfrutado de la fotografía nocturna como verdaderos enanos: luz cero en kilómetros a la redonda, muchísimos km :)

 

 

Minas de Penouta. Pincha para ver más grande.

 

Molino de agua. Pincha para ver más grande.

 

Seoane de Abaixo. Pincha para ver más grande.

 

Vía Láctea. Pincha para ver más grande.

 

 

Y por fin llegamos a lo que nos ocupa en este sitio, la comida. ¡Como se come en este ‘sitio’! Y cuando digo ‘sitio’ me refiero tanto al hotel como a los restaurantes cercanos.

Está mal reconozca esto en público, ¡un tragaldabas en toda regla como soy!, pero ya no recuerdo la cantidad de veces que les he sugerido a los dueños de la Hacienda Airabella que pongan menos cantidad, sobre todo en las cenas. Para que os hagáis idea, estas son algunas de las cenas que recuerdo:

  • Aperitivo, setas con almejas (un plato hondo hasta arriba), codillo con puré de patatas y postre.
  • Aperitivo, empanada (gallega, claro :), muslo de pavo con setas y postre.
  • Aperitivo, androlla (para los que no sepáis que es una androlla, pinchad aquí) y postre.

Si alguno piensa que los aperitivos son ligeros va listo: croquetas, chorizo frito, empanadillas, etc. Sí es cierto que las últimas veces, creo, no nos han puesto aperitivo. Y los postres generalmente son crepes, tartas y otros igual de ‘ligeros’.

 

Codillo con puré de patatas

 

Pavo con setas

 

Tarta de queso

 

Y no sólo dan de comer mucho, es que encima cocinan de maravilla. En mi familia siempre se ha cocinado muy bien, aún recuerdo de vez en cuando algunos guisos de mi abuela materna; en la Hacienda Airabella he comido platos que creía que eran insuperables a como se hacen en mi casa y me he equivocado, los he comido mejor aquí.

Pero, si no nos apetece hacer alguna comida en el hotel, ¿qué opciones hay en la zona? No sabría ni por dónde empezar, pero tienes sitios que cumplen la ‘regla BBB’ tanto si sólo quieres picotear, como si quieres comer de menú o si quieres comer de carta. Alguna vez hemos comido de raciones, generalmente en día que nos ha coincidido feria de pulpo en el pueblo (se hacen 2 veces al mes en cada pueblo de la zona) porque desde bien pronto ya estás que si tabla por aquí y tabla por allá. Aunque también puedes darle al lacón, codillo, pollo asado, embutidos y quesos de la zona y un largo etcétera; ese día hay mercado en el pueblo.

 

Feria de pulpo en Viana do Bolo

 

El 99% de las veces hemos comido de menú en los mismos 3 sitios, un menú que porque unos 15/18 € incluye, por poner un ejemplo, lentejas de primero, chuletón de segundo, postre, café y bebidas. Dependiendo de la hora vamos a uno u otro. El chuletón de la foto de abajo es de uno de esos sitios, probablemente el más barato y al que más vamos de todos.

 

Chuletón en el ‘Churrasco de Oro’, un clásico

 

Un consejo, si decidís pasar unos días allí consultad antes el apartado de ofertas de su web. Tienen muchas y variadas, seguro que alguna os encaja y os ahorráis algún dinero. En lo que escribía esta entrada me ha dado por entrar a ver qué ofertas tienen publicadas ahora, ¡echad un vistazo a la de Semana Santa! Si alguno decidís ir puede que me veáis allí XD

En su web también podréis ver fotos de todas sus habitaciones, echadle un vistazo antes de reservar porque cada una tiene un estilo distinto al resto, elegid la que más os guste. Y hablando de habitaciones, en una de nuestras últimas visitas montamos un estudio improvisado en un par de ellas e hicimos una sesión fotográfica estupenda.

 

Pincha para ver más grande

 

 

HACIENDA AIRABELLA

http://www.haciendaairabella.es/

 

 

1 Comment
  • Entroido y Festa da Androlla en Viana do Bolo 2014
    Posted at 12:14h, 03 marzo Responder

    […] a ir de casa al mercado y vuelta y, muy de vez en cuando, conocer algún restaurante nuevo. La Hacienda Airabella es un hotel rural de lujo en una aldea en medio de la nada muy próxima a Viana do Bolo, en la […]

¿Quieres dejar un comentario?