> Varios / 19.02.2011

 

Vivimos tiempos en los que difundir a los 4 vientos qué estamos haciendo y con quién es de lo más normal. Conozco a poca gente, muy poca, que no está dada de alta en alguna red social. ¿Quién no ha bromeado alguna vez diciendo "si no estás en Facebook no existes"?

Como no podía ser de otra forma, también tenemos redes sociales relacionadas con la comida en todas sus variantes: recetas, restaurantes y fotografía de lo que comemos.

En mayor o menor medida todos disfrutamos de una buena comida y si estás leyendo esto, indudablemente, tú eres uno de los nuestros, ¡un tragaldabas! ¿Pero en qué nos convierte si, además, compartimos nuestras experiencias gastronómicas en alguna de estas redes sociales?